Foro EFEAgro sobre #despilfarroalimentario – Entrevista con Ana Palencia, Dra. de Comunicación Corporativa en Unilever

image link to video
HAGA CLICK EN LA IMAGEN PARA ACCEDER A LA ENTREVISTA.

MADRID – El despilfarro alimentario fue ayer objeto de análisis y debate durante el foro “Alimentación Responsable y Hábitos de Consumo”, organizado por la agencia de noticias agroalimentarias EFEAgro, que tuvo lugar en el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medioambiente.

En él se dieron cita representantes del Gobierno, la FAO, la industria alimentaria, la distribución, la restauración, los consumidores y los bancos de alimentos para exponer propuestas y debatir soluciones al respecto. En líneas generales, todos coincidieron en que el despilfarro alimentario es un problema complejo, perjudicial y cuya solución pasa por adoptar estrategias de acción multisectoriales y por asegurar un elevado nivel de compromiso entre todos los actores de la cadena de valor alimentaria.

Según datos de la FAO, cada año se desperdicia en el mundo un tercio de los alimentos producidos para el consumo humano, o lo que es lo mismo, 1.3 billones de toneladas. De entre los alimentos que más se desperdician se encuentran las frutas y verduras, cuyo porcentaje desechado asciende a un 45%, el mismo que se atribuye al grupo de raíces y tubérculos. España es el séptimo país de la Unión Europea que más alimentos desperdicia al año – 7.7 millones de toneladas – de las cuales aproximadamente un 40% tiene lugar en los hogares.

Estos datos estadísticos pintan una situación que el Ministerio de Agricultura planea abordar, como afirmó la subdirectora general de Control y de Laboratorios Alimentarios, Cristina Clemente, al avanzar que el Ministerio tiene la intención de presentar una actualización de su estrategia “Más alimento, menos desperdicio” para el período 2017-2020.

Así mismo, la preocupación de los ponentes sobre los efectos negativos del despilfarro alimentario fue generalizada, los cuales pronunciaron su preocupación por los nefastos efectos del mismo en la economía, la sociedad y el medioambiente. La directora de comunicación corporativa de Unilever España, Ana Palencia, afirmó que realizar una buena gestión del problema contribuiría a obtener una triple ganancia al “reducir impacto medioambiental, ganancia económica y ayudaría a cubrir esas necesidades nutricionales.”

Las propuestas de soluciones ofrecidas por el panel coincidieron en el fondo y fueron diversas en la forma. Hubo consenso entre los ponentes en cuanto a que la solución al despilfarro alimentario ha de ser colectiva y debe implicar a todos los actores pertenecientes al sistema alimentario. El moderador y representante especial de la FAO en España, Ignacio Trueba, dijo que el problema “debe abordarse de forma integral, con la implicación de los distintos Ministerios, comunidades autónomas, ayuntamientos, sociedad civil y operadores privados.” De igual manera, el presidente de la Asociación de Cadenas Españolas de Supermercados (ACES), Aurelio del Pino, declaró que “el desperdicio es una ineficiencia del sistema productivo” y que tenemos que plantear un “acercamiento riguroso, serio y profesional en la distribución y en industria alimentaria” mediante la creación de “estrategias en el ámbito empresarial y en el ámbito doméstico.”

Una de las soluciones de forma fue la opción legislativa. El secretario general de Marcas de Restauración, Juan Ignacio Diaz Bidart, se posicionó a favor del modelo italiano de lucha contra el excedente alimentario o ´ley del buen samaritano´, que dejaría exentas de responsabilidad civil y jurídica a empresas donantes, y por consiguiente en contra del modelo francés, que aboga por prohibir el despilfarro.

Asimismo, en relación al hogar y al consumidor, se hizo también hincapié en la importancia de destinar esfuerzos a campañas de educación y sensibilización. El director de la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL), Ángel Crespo, dijo que su organización ha “creado una cátedra para generar educación.” Igualmente, la coordinadora de alimentación de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), Gemma Trigueros, propuso campañas que inviten al consumidor a “hacer examen de conciencia.” Y, por su parte, Ana Palencia otorgó a los medios de comunicación una gran responsabilidad expresando que son los que pueden “comunicar en un lenguaje único a la población.”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s